El Aprendizaje Basado en Historias (ABH) es una metodología activa que promueve la investigación a partir de una historia (cuento, novela o película). Parte de la generación de un vínculo emocional hacia la historia y culmina con un producto de aplicación del aprendizaje a partir de la creación de historias propias.

El ABH, siguiendo la propuesta de Sánchez-Rivas et al. (2023), estructura estrategias didácticas contrastadas a partir de la siguiente secuenciación: (A) vinculación emocional, (B) investigación y (C) creación.

Fases del ABH

Vinculación emocional. Esta primera fase guía al alumnado en un acercamiento inicial a la historia, siendo previa al inicio de la lectura. Con ello se pretende despertar el interés hacia la temática, los personajes y sus vivencias. Esta fase trata de establecer un vínculo emocional entre la historia y los futuros lectores. Consta de la siguiente secuencia didáctica:

  • Descubrimiento del contexto. Selecciona los elementos del contexto (real o ficticio) que puedan ser más interesantes para el alumnado, y preséntalos en forma de noticias, gráficas de datos, pequeñas narraciones, imágenes, canciones, etcétera. Se trata de captar la atención, y para eso hay que buscar una vinculación con intereses y necesidades del alumnado.
  • Acercamiento al vocabulario. Facilita la comprensión del texto trabajando los términos más comunes o específicos de la historia. 
  • Pregunta impulsora (de la lectura). Es la gran pregunta, la que tiene que conseguir que no puedas vivir sin leer la historia. Se apoya en el contexto y se refiere a los personajes. 

Investigación. Es una investigación sobre la historia, que se produce a medida que se lee. Es un proceso de descubrimiento guiado que pretende facilitar la comprensión y orientar el aprendizaje hacia los contenidos seleccionados. En esta fase tienen cabida los siguientes productos de investigación:

  • Recreación de lugares. Se trata de poner imagen (a través de dibujos, composiciones fotográficas u otras manifestaciones artísticas) a las principales ubicaciones de la historia. Este producto combina muy bien con líneas del tiempo que recogen los principales acontecimientos. 
  • Análisis de personajes. Se trata de realizar una ficha de personaje que el lector irá completando a medida que va conociendo al mismo, o un análisis de las relaciones a través de esquemas. 
  • Aprendizajes (propios o de los personajes). Esta fase se presenta en forma de preguntas, que vinculan el contenido educativo y el de la historia. 

Creación. Esta fase se construye a partir del conocimiento generado en las anteriores: las emociones personales, el contexto de la historia, lugares, personajes, aprendizajes, etcétera. La propuesta es que el alumnado pueda construir su propia historia a partir de todos los elementos trabajados con anterioridad. No se trata de que redacte, sino de que invente. La secuencia didáctica consta de:

  • Selección. Ordena y selecciona información acumulada. Vamos a invitarles a crear los «mimbres» de su propia historia. 
  • Construcción. Es el gran evento de esta fase, es el momento de la creación. 
  • Publicación. La idea es poder compartir con el mundo la creación y no solo con el docente o el grupo-clase. Lo ideal es dar libertad respecto a los medios que se utilizan para plasmar la historia (podcast, cómic, relato, etcétera). Aquí aparece un gran aliado que es la tecnología, brindándonos infinidad de posibilidades para este proceso.
Compartir en